7 reglas de etiqueta en el trabajo para la inclusión de personas con discapacidad

By Serena Kappes | Por Serena Kappes
.

14 de julio de 2020

Uno de cada cuatro adultos en los Estados Unidos tiene una discapacidad, y posiblemente no lo han revelado en su lugar de trabajo. Los empleadores y compañeros de trabajo de las personas con discapacidades puede que tengan toda la intención de ser respetuosos, pero a veces no saben cómo actuar de manera apropiada.

“Es probable que las personas tengan preguntas sobre una discapacidad, pero no sepan cómo formularlas. Y la preocupación de no saber cómo comportarse afecta sus interacciones”, dice Deb Russell, experta en inclusión de personas con discapacidad.

No todas las discapacidades son iguales, y cada persona con discapacidad tiene sus preferencias. Sin embargo, hay pautas generales que usted puede seguir para la que las personas con discapacidad se sientan incluidas en su lugar de trabajo.

Regla # 1: Concéntrese en la persona, no en su discapacidad

Trate a la persona con discapacidad como a cualquier otra. No asuma qué puede o no puede hacer.

Phil Kosak es el presidente de Carolina Fine Snacks, una empresa ubicada en Greenville, Carolina del Norte. Más del 60 % de sus empleados tiene alguna discapacidad. Durante las entrevistas de contratación, Kosak se concentra en la persona y no en su discapacidad.

“Me enfoco en sus habilidades y les pregunto: ‘¿En qué ha trabajado? ¿En qué le gustaría trabajar?’”, nos explica. “Siempre pregunto a los candidatos: ‘¿Cuál sería el empleo ideal para usted?’”

Regla # 2: Diríjase a la persona directamente, y no dude en pedir aclaratorias  

Si el candidato que tiene una discapacidad viene a la entrevista con una persona de apoyo, como un instructor laboral o un intérprete del lenguaje de señas, asegúrese de dirigirse directamente al candidato.

“Su conversación es con la persona que tiene una discapacidad”, dice Russell. “Es importante hacer contacto visual con la persona con la que está hablando”.

Además, es perfectamente aceptable pedir aclaratorias en caso necesario. “Lo incorrecto es aparentar que ha entendido a la persona y asentir con la cabeza cuando sabe perfectamente que no entendió”, añade Russell.

Regla # 3: Sea consciente del lenguaje que usa

Hable en primera persona cuando se esté refiriendo a una persona con discapacidad. Esto significa evitar un lenguaje negativo o que victimice a la persona, como “sufre de” o “padece de”.

Por ejemplo:

  • Use “persona con discapacidad” y no “persona discapacitada”.
  • Use “persona con autismo” y no “persona autista”.
  • Use “persona que utiliza una silla de ruedas” en lugar de “persona confinada a una silla de ruedas” o “persona en silla de ruedas”.

Regla # 4: Respete las preferencias personales

¿Hay una excepción a esta regla? Sí, cuando una persona con discapacidad le pide que use un lenguaje específico. En este caso, hay que atenerse a las preferencias personales de la persona.

“Usted puede comenzar con los elementos universales [de las pautas de comportamiento con personas con discapacidad], lo cual no significa que la persona con discapacidad vaya a seguir esas normas”, dice Russell.

Por ejemplo, existen prácticas para la interacción con un animal de servicio. Hay que pedir permiso antes de acercarse al perro y no acariciarlo ni darle de comer.

“La excepción es cuando la persona que trae el perro de servicio le da de comer en la mesa y permite que los demás también lo hagan”, dice Russell. “De repente la regla de conducta desaparece”.

Regla # 5: Pregunte antes de ofrecer ayuda

No asuma que alguien necesita ayuda por el hecho de que tiene una discapacidad.

Si una persona con discapacidad parece necesitar ayuda, se la puede ofrecer y esperar su respuesta. Asegúrese de que la persona está de acuerdo antes de que usted actúe.

Russell da el ejemplo de una amiga y compañera de trabajo con parálisis cerebral. Cuando van a almorzar juntas y piden refrescos en lata, Russell le pregunta si necesita ayuda para abrir la lata: “Ella siempre dice que sí, pero yo nunca agarraría la lata para abrirla sin su consentimiento”.

Regla # 6: Respete el espacio personal de las personas

Los dispositivos de movilidad, como las sillas de ruedas o los bastones, son parte del espacio personal de una persona.

“Si alguien usa una silla de ruedas, usted no debe apoyarse en la silla ni pedir que la persona transporte cosas en sus piernas”, explica Russell. “Si alguien usa un bastón y lo deja en un lugar, usted no lo debe mover”.

Otro ejemplo: Cuando camine con una persona ciega o con visión reducida, puede ofrecerle su brazo o codo. Pero no agarre o toque a la persona, ni tampoco su dispositivo de movilidad, a menos que la persona lo solicite.

Regla # 7: Relájese y no tenga miedo de cometer errores

Los empleadores no deberían dejarse llevar por el miedo de cometer errores, y en consecuencia limitar las oportunidades laborales de las personas con discapacidades.

Russell da el ejemplo de una empresa que quería incluir estudiantes con discapacidades en su programa de pasantías. “Se acostumbra que uno de los empleados invite a almorzar al potencial candidato”, explica. “El temor fue: “¿Qué sucede si la persona con discapacidad usa silla de ruedas y el empleado que la acompaña a almorzar no sabe cómo meter la silla en su auto?”.

En este caso, la persona que selecciona a los pasantes puede preguntar al candidato si necesita algún tipo de adaptación para ir a almorzar. De hecho, esta práctica es aconsejable para todos los candidatos porque muchos tienen discapacidades que no se ven a simple vista.

Normas de conducta adecuadas son indispensables para la inclusión laboral de personas con discapacidad

La esencia de las reglas de etiqueta son el respeto y la comunicación. Al cuestionar sus suposiciones, tratar a todos como individuos y mantener abierta la comunicación, usted está desarrollando una cultural laboral con normas de conducta apropiadas para la inclusión de personas con discapacidad.

Stay Informed

We'll send you resources and updates about disability inclusion in the workplace.