Cómo solicitar adaptaciones en el lugar de trabajo en respuesta al COVID-19

By The Workplace Initiative Team | Por el equipo de Iniciativas Laborales
.

Actualizado el 25 de agosto de 2020

Diabetes. Ansiedad. VIH. Autismo. Estas son algunas de las condiciones consideradas discapacidades según la Ley para Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés). Si usted tiene algún tipo de discapacidad, podría estar protegido por ADA (disponible solo en inglés). Los trabajadores calificados pueden invocar esta ley para pedir adaptaciones en el lugar de trabajo durante la crisis sanitaria del coronavirus.

Muchas personas tienen discapacidades que pueden agravar la infección por el COVID-19. Además, en muchos empleos se están cambiando las reglas y sistemas y eso puede crear nuevos problemas para los empleados con discapacidades.

Por ejemplo, un trabajador con pérdida auditiva que depende de la lectura de los labios tendrá dificultad para entender a una persona que usa un cubrebocas. El empleador puede proveer una adaptación para que el empleado pueda continuar realizando su trabajo.

Una adaptación es un cambio realizado en el lugar de trabajo para eliminar un obstáculo para un empleado. En el caso del empleado con pérdida auditiva, el empleador podría cambiarlo de turno para que no tenga que trabajar directamente con los clientes.

Es posible que muchos empleados no sepan que están protegidos por ADA, y por lo tanto cómo protege esta ley a las personas con discapacidades contra la discriminación, dentro y fuera del lugar de trabajo. 

A continuación encontrará información acerca de los derechos de los empleados según ADA y sugerencias para solicitar adaptaciones en respuesta al coronavirus.

¿A quién protege ADA?

La ley ADA protege a personas con discapacidades que son consideradas trabajadores “calificados”. Esto significa que cumplen con los requisitos generales del empleo y pueden ejecutar las funciones esenciales, con o sin adaptaciones racionales. La ley ADA aplica a empleadores que tienen no menos de 15 empleados.

¿Qué tipo de discapacidades están protegidas por ADA?

La ley ADA define como discapacidad a cualquier “impedimento físico o mental que limite considerablemente una o más actividades cotidianas esenciales”. No existe una lista exhaustiva de las discapacidades incluidas en ADA, pero muchas condiciones califican. 

Una discapacidad puede ser:

  • Visible o invisible
  • Física, mental o ambas
  • Permanente o temporal

La ley ADA también protege al trabajador contra la discriminación por una discapacidad pasada o cuando el empleador cree que tiene una discapacidad.

¿Cómo puede ADA proteger a los empleados durante la pandemia? 

Según ADA, un empleador debe proveer adaptaciones razonables en el lugar de trabajo a los empleados con discapacidades.

Estos son algunos ejemplos de adaptaciones adoptadas debido al coronavirus:

  • Cambiar las responsabilidades del empleado en una tienda para que tenga menos contacto con el público.
  • Permitir a los empleados que hacen trabajo de oficina que lo hagan desde la casa.
  • Ofrecer cambios de horario u horarios flexibles para que menos empleados estén en el mismo lugar a la misma hora.
  • Proveer equipo de protección como guantes y cubrebocas.

Es importante saber que no hay una adaptación que sea indicada para todos. Una adaptación adecuada en un caso puede no serlo en otro, incluso si los dos trabajadores tienen la misma discapacidad. 

¿Cómo puedo pedir adaptaciones en el lugar de trabajo debido al coronavirus?

Primero, póngase en contacto con su supervisor y/o el departamento de recursos humanos. Lo puede hacer en persona o por escrito. 

No hay que llenar ningún formulario especial para solicitar adaptaciones razonables según ADA. Pero es posible que su trabajo proporcione una planilla de solicitud para facilitar el proceso.

Asegúrese de mencionar que está solicitando una adaptación debido a una discapacidad o condición médica. De esa manera su empleador sabrá que su petición está relacionada con la ley ADA. 

También es importante que relacione su petición con su capacidad para realizar funciones esenciales de su trabajo. Deje claro que se trata de una necesidad, no una preferencia.

¿Puedo sugerir una adaptación específica?

Usted puede sugerir una adaptación que piense que lo ayudará.

Muchos empleadores apreciarán su sugerencia, pero es posible que su empleador sugiera otra cosa. Una adaptación razonable no tiene que ser exactamente la que usted sugiera, siempre y cuando haya otra que funcione igual de bien. 

El empleador no está obligado a implementar cambios que alteren fundamentalmente su negocio. Por ejemplo, un empleador podría solicitar trabajar desde la casa a causa del coronavirus, pero puede que a veces sea difícil realizar las “funciones esenciales” de un trabajo desde la casa. Un ejemplo sería un mesero que tiene que estar en el restaurante para servir las mesas.

Su empleador puede iniciar lo que se conoce como “proceso interactivo”. Significa que entre usted y el empleador buscan una adaptación que funcione para todos. 

¿Mi empleador puede pedir más información sobre mi discapacidad?

Su empleador puede pedir más información específica acerca de la naturaleza de su discapacidad y cómo se relaciona con su capacidad para ejercer las funciones esenciales de su trabajo. La ley ADA permite que los empleadores soliciten documentación, como por ejemplo una nota del médico. Sin embargo, la ley obliga al empleador a mantener esta información confidencial.

¿Dónde encuentro más información sobre adaptaciones en el lugar de trabajo relacionadas con COVID-19?

A continuación encontrará algunas fuentes de información sobre adaptaciones en el trabajo, incluyendo información relacionada con COVID-19.

Stay Informed

We'll send you resources and updates about disability inclusion in the workplace.